Ananda Yoga International

Claves para un detox efectivo en casa

¿Cuáles son las claves para un buen detox?

Para obtener el máximo beneficio de una desintoxicación, asegúrate de que todos estos componentes estén incluidos en el programa que elijas:

  1. Reavivar la digestión
  2. Nutrir la flora intestinal
  3. Restaurar la función de eliminación adecuada
  4. Descongestionar el sistema linfático
  5. Limpiar el hígado y drenar la bilis
  6. Regularizar el azúcar en sangre

Estamos constantemente expuestos a toxinas ambientales y contaminantes, más que nunca en la historia, por ello es esencial desintoxicarnos de manera regular para mantener una salud óptima. A pesar de la variedad de programas de detox disponibles, en este artículo quiero ofrecerte una guía que te ayude a elegir el programa de desintoxicación adecuado.

Una buena digestión es esencial para un detox exitoso

¿Evitas ciertos alimentos como el gluten o los lácteos porque te cuesta digerirlos? Esto puede indicar un desequilibrio en tu digestión.
 
Una buena digestión implica evacuar los intestinos dentro de la primera hora después de despertar, con heces regularmente formadas y sin heces sueltas o mucosidad. No deberías experimentar síntomas de indigestión, como acidez estomacal, gases, hinchazón o eructos.

En muchos casos, nuestros hábitos son el mejor indicador de una digestión saludable o problemática. A menudo, inconscientemente modificamos nuestra dieta hacia alimentos más saludables y fáciles de digerir debido a un desequilibrio digestivo subyacente, como evitar el gluten, por ejemplo.

¿Es tu principal motivo para realizar un detox la dificultad en tu digestión?

Aunque optar por una alimentación más saludable siempre es una buena elección, los cambios dietéticos que podrían indicar un desequilibrio digestivo subyacente incluyen evitar el trigo, el gluten, los lácteos, las grasas, los frutos secos, la soja, el maíz, el azúcar o los alimentos fritos y grasosos. A veces, el cambio dietético es hacia una dieta más restrictiva, como volverse vegetariano, vegano, crudívoro o consumir seis comidas pequeñas al día. Incluso si simplemente optas por una dieta menos pesada, incorporando más vegetales y reduciendo el consumo de pan, pasta o carne roja, esto podría ser un indicio de que tu capacidad de digerir alimentos más pesados ha disminuido con el tiempo.
 
Este debilitamiento gradual de la digestión con el tiempo también puede manifestarse en un aumento de peso lento pero constante, o en molestias persistentes, afecciones cutáneas crónicas, alergias, sensibilidades alimentarias, fatiga o inestabilidad emocional. A menudo relacionamos estos síntomas con la necesidad de una desintoxicación, y en cierto sentido es correcto, pero también es crucial mejorar la fortaleza digestiva.
 
Antes de lanzarnos de lleno a una desintoxicación, para reinicializar el sistema digestivos, exploremos en detalle algunos conceptos:
 
  • El estrés afecta la digestión, cuando el estrés es alto, las membranas mucosas intestinales pueden irritarse. La mucosidad reactiva puede causar problemas de eliminación y obstruir las vellosidades intestinales.
  • La congestión linfática puede causar problemas como erupciones cutáneas, retención de líquidos, alergias, dolor de cabeza, entre otros. El sistema linfático empieza en las vellosidades intestinales, pero si el intestino está congestionado, la inmunidad y la eliminación pueden verse comprometidas.
  • En el extremo del intestino delgado, las toxinas solubles en grasa no digeridas regresan al hígado. Con el tiempo, esto puede abrumar al hígado y liberar grasas no digeridas al torrente sanguíneo. Las células de grasa almacenan toxinas hasta que se desintoxican adecuadamente.
  • La congestión hepática puede espesar la bilis y formar cálculos biliares. La bilis espesa no neutraliza bien las grasas, causando hinchazón e indigestión. Una bilis saludable neutraliza los ácidos estomacales.

Un buen plan de detox debe abordar el estrés, nutrir y sanar la flora intestinal y restaurar la función digestiva. Rápidamente notarás mejoras en el estado de ánimo, energía, peso, sueño y antojos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *