Ananda Yoga International

Cómo el Saludo al Sol Beneficia Mente y Cuerpo

El Saludo al Sol: Cómo funciona?

El saludo al sol consiste en una serie de posturas de flexión y extensión que se sincronizan con cada inhalación y exhalación por la nariz. Estas posturas despiertan la conexión respiratoria y digestiva del cuerpo, esa unión entre la caja torácica y el abdomen, donde el diafragma divide el cuerpo en dos. Si esta zona se tensa, los órganos por encima y por debajo del diafragma pueden sufrir afectaciones. Mantener el diafragma relajado, como explicaremos a continuación, es esencial para gozar de una salud óptima.

Durante la extensión, o al inclinarse hacia atrás, se inhala profundamente por la nariz. Durante esta inhalación, el diafragma se activa para permitir que el aire llegue a los lóbulos inferiores de los pulmones, al tiempo que el cuerpo se arquea hacia atrás y hacia arriba. En cada postura de extensión, tal como se muestra en la imagen superior y el video demostrativo de este artículo, se genera un estiramiento profundo, ya que el diafragma estira hacia abajo la caja torácica, el corazón y los pulmones, mientras que la extensión de la columna los estira hacia arriba. En este proceso, el abdomen, el estómago y el hígado se desplazan hacia abajo, lo que crea más espacio debajo del diafragma para una digestión óptima y permite respirar profundamente con libertad.

Beneficios

Reduce el estrés: El estrés induce una respiración superficial y rápida, generalmente por la boca. Esta forma de respiración llena primero los lóbulos superiores de los pulmones, activando los receptores relacionados con la respuesta de lucha o huida. Por otro lado, la respiración nasal procesa el aire a través de los cornetes nasales, dirigiéndolo hacia los lóbulos inferiores de los pulmones, donde se encuentran los receptores nerviosos que generan calma y reparación. El saludo al sol garantiza un óptimo funcionamiento de la respiración diafragmática en la parte inferior de los pulmones, al combinar posturas de flexión/exhalación y de extensión/inhalación.

Fomenta la flexibilidad: El estrés y la inactividad pueden provocan rigidez en la caja torácica y tensión en el diafragma. Esto lleva a la mayoría de las personas a respirar principalmente en la parte superior de los pulmones, lo cual refuerza la sensación constante de que “la vida es una emergencia”. La falta de elasticidad en la caja torácica provoca que las costillas, que funcionan como masajeadores para el pecho, el corazón y los pulmones, se conviertan en bandas restrictivas. El saludo al sol rompe repetidamente esta falta de elasticidad en la caja torácica y el diafragma, al tiempo que mejora la circulación y el drenaje linfático.

Alivia la presión en el estómago: Justo debajo del diafragma se encuentran el estómago y el hígado. Después de años de estrés y un mal funcionamiento del diafragma, el estómago vacía lentamente su contenido, lo que provoca que los alimentos y los ácidos digestivos permanezcan más tiempo y ejerzan presión hacia arriba sobre el diafragma. Pudiendo causar adherencia del estómago al diafragma, episodios ocasionales de acidez estomacal, problemas de digestión (como intolerancia al gluten y los lácteos) y, en casos extremos, una hernia hiatal.

Ayuda a perder peso: Según un estudio publicado en el British Medical Journal, se ha determinado que los pulmones son el órgano principal para eliminar la grasa del cuerpo. Los triglicéridos son el tipo de grasa que se almacena en nuestro cuerpo y se transporta a través de la sangre gracias a los alimentos que consumimos.

Estudios indican que hay una mayor liberación de CO2 durante la respiración nasal, en comparación con la respiración por la boca. Estos hallazgos sugieren que al respirar por la nariz, tanto en reposo como durante el ejercicio, se podría aumentar significativamente la eliminación de grasa.

*Fuente: www.lifespa.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *