Ananda Yoga International

Entendiendo el Ayurveda

Al igual que con muchas formas de medicina oriental, el Ayurveda tiene un enfoque preventivo y busca preservar el bienestar. Si bien podemos utilizar el Ayurveda para tratar las condiciones que se manifiesten en nosotros, también tiene el potencial de mantenernos en el camino de salud y bienestar óptimos.

Ayu significa vida, Veda es ciencia. Ayurveda es una ciencia milenaria proveniente de la India, orientada hacia calidad de vida. Los principios prácticos de esta ciencia se centran en trabajar con una alimentación saludable y un estilo de vida adaptados a tu constitución única. Los principios son fácilmente aplicables y relevantes en nuestras vidas modernas y nos permiten equilibrar nuestras responsabilidades diarias para manejar el estrés y tener más energía.

 

“Cuando la alimentación es mala, la medicina no es efectiva. Cuando la alimentación es buena, la medicina no es necesaria.” – Proverbio Ayurvédico

Ayu significa vida, Veda es ciencia. Ayurveda es una ciencia milenaria proveniente de la India, orientada hacia calidad de vida. Los principios prácticos de esta ciencia se centran en trabajar con una alimentación saludable y un estilo de vida adaptados a tu constitución única. Los principios son fácilmente aplicables y relevantes en nuestras vidas modernas y nos permiten equilibrar nuestras responsabilidades diarias para manejar el estrés y tener más energía.

La filosofía del Ayurveda se base en los cinco elementos (espacio, aire, agua, fuego, tierra), los cuales se combinan en el cuerpo, de manera diferente para cada individuo, para formar los tres doshas (vata, pitta, kapha). El Ayurveda entiende que el cuerpo tiene la capacidad mantenerse en salud o de auto sanación cuando se toman en cuenta las características propias de cada individuo. En Ayurveda el balance entre los doshas, cuerpo, mente y alma es lo que nos mantiene en salud. Esta ciencia también incluye desintoxicación y regeneración de cuerpo, mente y alma entre sus prácticas para mantener la salud con dieta, hierbas, ejercicio, meditación, entre otros.

En Ayurveda hay tres constituciones que corresponden a los doshas (vata, pitta, kapha) y que son los responsables del funcionamiento del cuerpo:

  • Vata es la energía del movimiento y, por lo tanto, a menudo se asocia con el viento (elementos aire y éter). Vata está vinculado a la creatividad y la flexibilidad, rige todos los movimientos —el flujo de la respiración, los latidos del corazón, las contracciones musculares, la movilidad celular— y la comunicación a través de la mente y del sistema nervioso.
  • Pitta representa la energía de la transformación y, por lo tanto, está estrechamente vinculado al elemento fuego; pero, en los seres vivos, pitta es en gran parte líquido, por lo que el agua es su elemento secundario. Pitta es como el calor del fuego que impregna sus alrededores o como el agua que fluye en la dirección dictada por el terreno. Pitta está estrechamente relacionado con la inteligencia, la comprensión y la digestión de alimentos, pensamientos, emociones y experiencias; rige la nutrición y el metabolismo, la temperatura corporal y el razonamiento.
  • Kapha da estructura, solidez y cohesión a todas las cosas y, por lo tanto, se asocia principalmente con los elementos tierra y agua. Kapha también encarna las energías del amor y la compasión. Este dosha hidrata todas las células y sistemas, lubrica las articulaciones, hidrata la piel, mantiene la inmunidad y protege los tejidos.

Desde el punto de vista ayurvédico todas las enfermedades son resultado de un bajo nivel de ojas (sistema inmune debilitado), un estilo de vida y alimentación inadecuados, consumo excesivo de azúcar y alcohol, estrés/ansiedad, producción de toxinas. En la primera etapa, se presenta un desbalance en los doshas que genera debilidad del fuego digestivo (agni) y conlleva a la producción excesiva de toxinas (ama) por mala digestión o asimilación de los nutrientes.

El mejor indicador de la salud diaria está en el sistema digestivo, por ello la observación de las excreciones en los extremos, lengua y heces fecales, es de suma importancia. Vale aclarar que los síntomas de una enfermedad aparecen mucho más tarde y será más difícil de tratar que cuando se abordan con los primeros signos que nos da el sistema digestivo. Variaciones en la coloración de la lengua (capa marrón, amarillenta, blanca) o la consistencia de la materia fecal (floja, media o dura) son indicaciones claves de cómo nuestro cuerpo ha reaccionado a los alimentos ingeridos o las actividades realizadas el día anterior.

Para mantener un estado de salud óptimo, debemos considerar elementos como alimentación saludable, ingesta de vitaminas, uso de especias y hierbas, bienestar del sistema digestivo, exposición a la luz solar y naturaleza, uso de técnicas para reducir el estrés*, ejercicio*, aceitado del cuerpo, nariz y enjuagues (parte de la rutina diaria en ayurveda), calidad del sueño, respiración apropiada, actitud positiva y gratitud.

La lista puede parecer largar, pero puedes ir introduciendo cambios poco a poco e ir observando los resultados, pues por pocos que hagas notarás la diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *