Ananda Yoga International

¿De qué se trata ZenPrender?

Escúchalo aquí:

Nuevo podcast sobre emprendimiento en el mundo del yoga y ramas holísticas, enfocado en compartir experiencias y conocimientos para ayudar a crecer juntos.

Bueno, bueno, bueno!!! Aquí estamos en el 1er episodio. Y quiero con toda esta emoción comenzar por contarte por qué estoy aquí. Pero antes, permíteme comenzar por presentarme, porque algunos son nuevos en mi entorno y esta es la primera oportunidad que tenemos de conocernos. Mi historia no inicia con el podcast, en realidad comienza hace muchos años cuando descubrí la disciplina y esa conexión mente-cuerpo, a través del taekwondo.

El taekwondo fue una disciplina que me acompañó durante toda mi adolescencia y parte de mi edad adulta, joven adulta. Con ella hice muchos logros, con la perseverancia y la disciplina que caracterizan esta práctica, pues participé en competencias y tuve logros nacionales e internacionales e incluso la disciplina me llevó hasta el Salón de la Fama, prueba de lo tenaz que puedo ser en esta vida realmente porque lo aprendido lo he aplicado en todo lo que he hecho durante toda mi vida.

Comencé a practicar yoga hace un ratito, hacia finales de los 90s, en medio de una agitada vida en el mundo de los negocios, actividades sociales, viajes y unos meses después de haber tenido a mi primera hija.

Llegué a esa clase por pura casualidad, porque tenía una amiga que me dijo “¿En qué estás hoy?” Estaba con dos o tres meses de haber dado a luz y me dijo “ven, te llevo conmigo a esta clase y vamos a ver”. Y la verdad es que llegué, hice la práctica y me fascinó. Me fascinó porque tiene esa mezcla, pero encontré en el yoga lo del taekwondo, lo de la disciplina, la conexión mente-cuerpo, pero algo de la danza que hice en mi juventud, antes de la adolescencia y me enamoré. Y la verdad es que más nunca paré. Además de eso, el yoga se convirtió en mi compañero durante los años de expatriación, desde que salí del país, de mi tierra natal, la República Dominicana. Con mi esposo nos fuimos a Marruecos y lo primero que hice al llegar fue buscar una clase de yoga. Era el momento en que me sentía conmigo misma, que iba a algo que conocía, que me sentía segura, que estaba en conexión, en armonía. Y esa práctica me acompañaba cada vez que cambiábamos de país, lo primero que hacía era buscar dónde practicar yoga. Hasta que llegué a Costa de Marfil, a la ciudad de Abiyán, y allí, a la primera clase que fui, conocí a esta chica fabulosa, que me tomó y me dijo “pero tú deberías hacer una formación”, y yo “yo, pero cómo va a ser posible, no sé enseñar y a mí no me gusta enseñar y bueno…” sabes, ese gesto que adopta uno cuando no quiere hacer algo. Y así llegué por accidente a la formación de instructores, a la primera. Porque ella me dijo, “bueno si no lo haces para enseñar, hazlo por ti, por tu práctica, para enriquecer tu conocimiento” y esa línea sí me convenció y hice una formación de instructores hace más de 10 años en Francia, que era el país que tenía más cerca en ese momento, donde ofrecían una formación que me interesaba. Como decía, llegué allí más para profundizar el conocimiento de la práctica del yoga y conocer todas sus vertientes, que para convertirme en una profesora de esta disciplina. Al regresar de mi formación, pues, mi ahora amiga, me dijo “pero ven y enséñanos, danos una clasecita, a ver qué fue lo que aprendiste”. Entre colegas, amigos y algunos de sus estudiantes, di esa primera clase. Fue en ese momento que dije, “pero esto realmente me gusta” y fue súper interesante porque empecé a enseñar a gente que no conocía y fui encadenando, hasta que en los dos años que estuvimos allí, pues estuve enseñando todo el tiempo que tenía disponible para ello. Lo que quiere decir que el yoga se convirtió, por accidente, en un giro importante para mi vida porque descubrí que me encanta enseñar, compartir la pasión que siento por el yoga y aquí estoy en ello desde hace ya más de 10 años.

Unos años después, en el 2013, regresé a mi tierra natal, la República Dominicana, y claro qué iba a hacer, pues seguir enseñando yoga. Y así regresé a mi país con algo completamente diferente a lo que estaba haciendo cuando salí, que estaba trabajando aconsejando inversionistas en el mundo de los negocios, y reconvertida en algo que pasó de ser puro negocio a algo orientado más hacia un crecimiento físico y mental. Así comencé a dar mis primeras clases al principio en una salita, en un espacio que me facilitaron para enseñar y unos meses después de eso me lancé y abrí el estudio. Con la apertura del estudio se abrieron un montón de cosas nuevas, porque pude aplicar todo lo que ya conocía del mundo de los negocios e indagar también en toda la prospección que era desarrollar un estudio. No lo hice sola, me hice asesorar por uno de mis mentores, que me acompañó en los primeros dos años de apertura del estudio y que fue de fantástica ayuda, porque me sirvió para cortar muchísimos caminos.

Durante los últimos años mi actividad profesional se ha transformado, pasando de enseñar en mi estudio, a desarrollar colaboraciones con afiliados, a diversificar con un equipo de instructores para dedicar el negocio exclusivamente a las clases personalizadas y a la enseñanza en línea. Gracias a la ayuda de mis mentores y el apoyo de los colegas en diferentes partes del mundo, me forjé como instructora, empresaria y líder, para mantener durante todos estos años un negocio en el yoga exitoso.

Bueno, creo que ya es bastante hablar de mí… la pregunta es ¿por qué estoy aquí? Porque veo la cantidad de nuevos profesionales del yoga, y otras ramas afines, con muchas dudas para emprender y es mi deseo poder ayudarles. Si tienes dudas sobre la elección de tu formación, si sientes que no sabes lo suficiente, no sabes por dónde comenzar o cómo seguir creciendo tu negocio, pues estás en el lugar adecuado. Hace unos meses que la idea de un podcast sobre el negocio del yoga me rondaba en la cabeza, pero venciendo las dudas que nos hacen posponer los proyectos, y de eso también te hablaré en este podcast, aquí está la primera entrega. Te lo digo, un logro como todos los proyectos que comenzamos. Los que me conocen, saben que soy de carácter fuerte, aun así bastante reservada cuando se trata de dar la cara en los medios o de hablar en primera persona.

Sin embargo, como sé que compartir enriquece, mi motivación es compartir contigo, creando un espacio para hablar de cómo ser emprendedor en este mundo holístico. Por ser este el primer episodio es algo especial y te aseguro que daré, con la honestidad y confianza que me caracterizan, mi punto de vista. También quiero que hagas lo mismo y compartas tus inquietudes, experiencias y puntos de vista. Porque tus inquietudes son la razón de ser de este podcast.

En este podcast voy a compartir en forma de cápsulas. A veces estaré sola, otras tendré invitados o quizás te animas a salir al aire conmigo y compartir tu experiencia, mi deseo es tener las voces que hablen nuestro idioma y compartan nuestros intereses. Habrá temas que te ayudarán a avanzar, otros que te pondrán a reflexionar, en cualquier escenario estamos aquí para ayudarnos a crecer.

Sea que estés iniciando, o deseando agrandar tu actividad, este es un podcast para ti, un lugar para un intercambio abierto, donde todos pasamos por situaciones similares con matices diferentes. Compartiendo experiencias, conocimiento adquirido por la práctica, historias y anécdotas, todo con la intención de guiarte, motivarte o inspirarte con el siguiente paso a dar para avanzar en el proceso de crecimiento de tu emprendimiento en el mundo del yoga.

Este es tu espacio para crecer.