Ananda Yoga International

Cómo hacer crecer tu negocio sin morir en el intento

Escúchalo aquí:

Este es un episodio paréntesis, que utilizo para responder a la pregunta "cómo crecer tu negocio sin morir en el intento"

Hoy te presento el formato paréntesis, un episodio corto destinado a responder preguntas que me llegan a través de los diferentes medios y que se convierten en un paréntesis al curso programado de los episodios; pues, el objetivo de este podcast es responder a tus inquietudes.

En el episodio de hoy te cuento sobre algunas técnicas que puedes utilizar para continuar creciendo tu negocio, sin abrumarte con las múltiples tareas que nosotros, los emprendedores, debemos enfrentar.

Esta semana tomaba en mis manos uno de los libros que recomiendo con frecuencia, Atomic Habits, y recordaba lo que dice el autor, James Clear: “los objetivos son los resultados que quieres lograr y los sistemas son los procesos que implementas para alcanzar esos resultados”.

En un mensaje recibido me preguntan: “¿cómo se puede hacer todas las cosas que implica lanzar y desarrollar un negocio, qué pasa cuando no das más, cómo encontrar el tiempo para dar abasto en el negocio y en la vida personal. ¿Cómo te las ingenias?”

En este episodio paréntesis, respondo a esa inquietud.

Como emprendedores, tenemos una mentalidad de hacer, hacer, hacer y hacer. Y cuando no hay nada que hacer, buscamos algo que hacer; porque entendemos que mientras más hacemos, más ganamos. Todos comenzamos nuestros negocios con buenas intenciones: para proveer soluciones, para traer al mercado nuevos productos, o para independizarnos y poder pasar más tiempo con la familia y los amigos, o haciendo cosas que nos plazcan. Arrancamos con este hermoso sueño y luego nos encontramos con una realidad completamente diferente: una falta total de tiempo, necesidad de desarrollar el negocio sin saber cómo, y desempeñando múltiples papeles para mantenernos a flote. Todo lo anterior consume todo tu tiempo y energía, y te lleva a una decepción profunda.

Cuando te concentras en los objetivos te lanzas en una carrera apresurada para ejecutar tareas: respondiendo emails, llamadas y textos, corriendo para apagar los conatos de incendio, que son los imprevistos donde debes soltarlo todo para atender un asunto. Así se te pasa el día, y cuando pasas balance encuentras que has hecho mucho, pero muy poco a la vez.

Cuando te concentras en los sistemas haces lo que realmente necesitas para crecer tu negocio. Si eres de los que piensan que debes hacerlo todo tú, porque sólo las cosas quedan bien hechas cuando las haces tú. O quizás piensas que entrenar a alguien para hacer el trabajo por ti es una pérdida de tiempo y es simplemente más fácil hacerlo tú mismo, pues es hora de cambiar esta mentalidad, pues este es el sistema que hará evolucionar realmente tu negocio.

Y seguro que tienes los más altos estándares de calidad y buen deseo para tu negocio, sin embargo, ¿cuántas horas te consumen esas tareas al día o a la semana? ¿Cuál es el costo de reemplazar esto por una persona que lo haga en tu lugar? Haz un ejercicio sencillo, toma tu tarifa horaria y multiplícala por el número de horas que inviertes en este tipo de tareas; luego, haz el mismo cálculo con la tarifa horaria para alguien que contratarías parcialmente o a tiempo completo. Ahora compara los costos. No sólo el costo importa aquí, sino el tiempo que puedes liberar para dedicarlo a hacer lo que realmente cuenta para llevar tu negocio al próximo nivel. Además, el lujo de poder dedicar tu tiempo a lo que realmente eres bueno, a lo que realmente disfrutas y que tiene mayor valor agregado para tu actividad y que sin duda aumentará los ingresos.

Para poner esto en números, alguien más debería estar haciendo el 95% del trabajo en el que ocupas tu tiempo actualmente, porque siempre puedes conseguir más dinero, pero nunca podrás conseguir más tiempo. Esto no lo haces todo de una vez, pero debes asegurarte progresivamente del buen uso del recurso tiempo para obtener un mayor impacto a corto, mediano y largo plazo. Delega las tareas que más te consumen tiempo o que menos te gusta hacer, ese es el primer paso. Con eso sentirás una sensación de alivio que te llenará de energía. Al liberar tiempo, podrás invertirlo en tu negocio haciendo lo que te gusta, contribuyendo efectivamente al crecimiento de tu negocio y generando más ingresos. Hecho la primera vez, vas a repetir este ciclo con nuevas tareas.

Si estás atrapado en esa rueda infinita de realizar pequeñas tareas, que consumen tu tiempo y energía, es hora de iniciar el cambio y encontrar el sistema que funcionará para liberar tiempo y hacer lo que realmente haces mejor que nadie y agregar un real valor a tu negocio.