Menu Logo Web Esp

Cinco puntos clave para el éxito

Escúchalo aquí:

Descubre los 5 puntos clave para el éxito en el emprendimiento de yoga. Consejos prácticos para destacar en el mercado: Desde la importancia de la confianza y la seguridad en uno mismo, hasta la inversión en el negocio y en el crecimiento personal.

Quise que este fuera uno de los primeros temas porque es la puerta de entrada para atraer tu clientela y ser un ZenPrendedor.

Como te decía en la intro, voy a hablar de cinco puntos clave para el éxito. Desde la forma en que hablas o te presentas pasando por invertir en ti y tu negocio hasta estar atento a los otros, todos importantes para crear confianza en lo que haces por ti y por los demás.

El Primer punto: Confía en ti.

Sea que hayas terminado tu formación de instructor y no sabes por dónde comenzar, o que te encuentres en un punto de tu carrera en que estás en transición hacia algo diferente; ya has tomado la decisión y, en algún lugar dentro de ti, sientes la seguridad y convicción de que eres instructor de yoga, que esta es tu carrera, que es algo que quieres a tiempo completo y para la vida. Estás seguro, decidida, convencido!

En tus contactos o intercambios, evita expresiones como: soy un principiante, soy una novata, hace poco que estoy en esto, aquí estoy tratando de ser…, no soy como fulano/a pero ahí vamos, soy muy mayor pero bueno…, etc. Todo esto denota falta de confianza en ti. Habla con seguridad y convicción cuando hables de ti, de tu oferta y de tus precios. La próxima vez que te presentes, escúchate, toma nota y ve practicando lo que dices hasta que lleguen los episodios relacionados con estos temas.

El Segundo punto: Arranca a enseñar.

No te dejes vencer por el miedo escénico, no esperes estar “listo/a” para esto o aquello. Esto lo veo con frecuencia, tanto en instructores principiantes como experimentados. “Es que tengo que hacer una formación más, es que no he enseñado lo suficiente, no quiero sustituir en esa clase porque ay! ¿y si a los estudiantes no les gusta lo que hago?”

Aquí te hago 3 observaciones:

Observación 1: Ya sabes más que tus estudiantes, porque has practicado yoga por cierto tiempo y has cursado una formación de instructores. Te sorprenderás cuando observes cómo los años de práctica y la formación pueden fluir, inspirarte y guiarte. Siempre recuerdo los nervios para mis primeras clases; tomaba notas, practicaba la clase y luego la impartía con el temor de olvidar algo de lo practicado. Siempre recordarás esas primeras clases también y aprenderás de cada una de ellas, aunque hayas impartido cientos o miles de horas de clases.

Observación 2: A caminar se aprende caminando, a bailar se aprende bailando y a enseñar se aprende.. ya sabes la respuesta, enseñando. Imparte las clases que tu tiempo te permita para adquirir confianza y vencer temores. ¿Cuántos se atrevieron a lanzarse en la enseñanza en línea con la pandemia del 2020 y qué experiencia tenían? Hoy, son muchos los profesores y estudiantes que imparten y reciben a distancia. Gracias a la confianza depositada por mis estudiantes privados, esta rama constituye una parte importante del volumen de mi negocio. ¿Tenía temores cuando me lancé? ¡Claro! ¿Tenía experiencia? Ninguna. ¿Qué aprendí? A saltar porque cuando lo haces con convicción una malla aparecerá. Calla la voz interior que te sabotea y busca dentro de ti esa chispa que te inspira la confianza.

Observación 3: Cada quien tiene una manera diferente de enseñar o de aprender. Siempre lo digo a mis instructores y estudiantes. Los profesores tenemos formas diferentes de comunicar y esto enriquece a nuestros estudiantes. Nuestros estudiantes deben aprender a explorar con otros instructores porque eso hace la riqueza de la práctica. Por ello, ten confianza. Además, conectarás con las personas que simpatizan con tus formas y no te aflijas cuando uno que otro de tus clientes te deje. Somos diferentes en nuestra forma de ser, comunicar, enseñar y no podemos complacer a todo el mundo; los que correspondan a tus maneras confiarán en ti y tus recomendaciones.

El tercer punto: Escucha los comentarios.

Es importante prestar atención a los gustos de tus estudiantes. Hay profesores que, desde mi punto de vista, se pierden en este punto; piensan que en la clase ellos son el centro de atención, porque hacen posturas con facilidad, por su indumentaria de marca o por su linda cara. Y si eres de esos profesores, pues tengo para decirte que ¡NO eres el centro de atención! Oh oh, lo siento si te acabo de bajar de esa nube. Pero, tus estudiantes son el centro de atención. ¿Cómo prestas atención a tus estudiantes? Observando sus reacciones durante las clases, interactuando con ellos antes, durante y/o después de la sesión. También escucha los elogios de tus estudiantes, no para creerte el ego, pero más bien porque ese algo que les gustó, lo puedes seguir trabajando o profundizando. Cuando estás atento, descubres tus puntos fuertes y aumentas tu confianza.

El Cuarto punto: Mantener la práctica personal.

Y aquí hago un alto, porque según los estilos y la experiencia, algunos instructores hacen la clase con sus estudiantes, lo respeto, aunque no lo comparto porque entiendo que el profesor debe tener los ojos en sus estudiantes y es muy difícil hacerlo cuando estás haciendo posturas al mismo tiempo. Sin embargo, quiero aclarar que esto que haces durante las clases no es tiempo de práctica personal, aunque te estés moviendo y sientas que conectaste. La práctica personal es entregarte en mente y cuerpo a tu práctica regular y aprender de tus propias experiencias. También es participar en la clase de otros colegas o hacer una que otra clase en línea, porque debes vivir lo que se siente ser estudiante, además de que siempre se aprende algo de otros.

El Quinto punto: Invierte en ti.

Invierte en tu educación, como instructor, pero también como emprendedor/a. Lo hice desde el inicio de mi actividad, en áreas como gestión de un estudio de yoga, cómo crear embudos, cómo convertir contactos en clientes, cómo impartir clases en línea, etc. y todavía lo hago; la formación más reciente fue para iniciar este podcast. Cuando inviertes en ti y en tu negocio, ahorras mucho tiempo porque la guía de personas más experimentadas ayuda grandemente a dar los pasos correctos en la dirección apropiada. Aprovechar la experiencia de mis profesores y asesores me ha hecho avanzar a grandes pasos. Pues, aunque parece simple, hay mucho más en el negocio del yoga que dar clases y cada elemento es esencial para crecer tu negocio.

Ya tendré la ocasión de desarrollar los puntos mencionados anteriormente en futuros episodios. Para recordar estos cinco puntos he creado un acrónimo:

C – Confía en ti

A – Arranca a enseñar

P – Práctica personal

E – Escucha los comentarios

I – Invierte en ti