Ananda Yoga International

Presentación con seguridad

Escúchalo aquí:

¿Te ha tocado alguna vez ese momento raro en que alguien te preguntan «qué haces» y como que no te sale la respuesta? En este episodio conversaré sobre la puerta de entrada a tu negocio, tu presentación.

Cuando empecé a trabajar con este episodio, quería abordar dos temas de un tiro. Pero la verdad es que, entrando en materia, prefiero contarte un poco de qué va esto y dejarte un ejercicio de práctica, con suficiente tiempo para que puedas trabajar en él y compartirlo para que trabajemos en afinarlo. Para ello, conecta conmigo y con otros instructores en nuestro grupo privado ananadayogainternational.com/zenprendedores.

En el episodio anterior, hablaba de la confianza y ella se pone de manifiesto en el primer punto que evocaré hoy, tu presentación.

Tu Presentación

Toma un momento y piensa cómo te presentas a los otros. ¿Puedes recordar alguna presentación que has hecho cuando te preguntan “¿qué haces?”? ¿Cada vez dices algo diferente? ¿No te importa mucho la verdad? ¿Tienes una frase lista o cada vez improvisas tu presentación?

Para ayudarte en este proceso, te invito a asumir lo que eres en este momento y decirlo con confianza. No entre los dientes, cuando te preguntan qué haces y dices “(entre dientes) soy profesor/a de yoga”. No con dudas, “eh, bueno, estoy tratando algo nuevo, a ver si funciona, estoy dando clases de meditación”. No mezclado con tantas otras cosas que haces, “ahora estoy en transición, entre mi trabajo de 9-5, unas clasecitas que doy por aquí y por allá de Excel, surf, arte y… reiki, yoga, bla bla bla” sin olvidar tus obras de beneficencia.

Y con este último me identifico plenamente. Sí, sí, sí, te estoy hablando desde lo vivido y este podcast lo hago para ayudarte a pasar por este momento lo más rápido posible, te cuento mi propia historia.  Me había expatriado por primera vez, estaba buscando mi lugar en esta nueva vida, traía conmigo el bagaje de todo lo que había hecho antes asesorando inversionistas. En el primer año de expatriación, desempeñaba una función benévola en una asociación de mujeres expatriadas que me encantaba; además, hacía trabajos de traducción e interpretación al español para ayudar a unos amigos, daba clases de negocios internacionales para una universidad privada de renombre y, como Cónsul Honorario, buscaba oportunidades de negocios para promover mi país, la R.D. Esto último había sido mi vida por los últimos años. A eso, un par de años después, se agregó mi formación de instructora de yoga.

Entonces, cada vez que me preguntaban “¿qué haces?”, en un país donde nadie conocía nada de mí, ya sabes bla bla bla bla bla bla bla. En el mejor de los casos, cuando alcanzaba a decir “… y también soy profesora de yoga”, ya había perdido el interés de mis interlocutores. 

Me di cuenta de ello durante una formación y me escuché. Hacía una presentación que contaba mi vida, entonces tuve que decidir hacia dónde quería realmente dirigirme y opté por presentarme simplemente como instructora de yoga, porque además de decir quién soy, estoy diciendo hacia dónde quiero ir. Recuerda lo que te decía en un episodio anterior: la verbalización es la primera concretización de tus proyectos.

Entonces, si no estás convencido/a de lo que eres, ¿cómo pretendes convencer a los otros? Di con firmeza y repite en voz alta “soy profesor de yoga”, “doy clases de meditación”, “enseño técnicas de respiración”, “organizo retiros”. Debes sentirte 100% seguro de que tienes los conocimientos para ayudar a las personas que vienen a ti. Que eres el instructor correcto para ellos.

Comunica con seguridad que puedes: “te puedo ayudar con”, “te puedo guiar para”, “te puedo enseñar a”. Esto es una invitación abierta para las personas a las que dijiste que eres instructor de yoga a decirte “quiero trabajar contigo”. Eres el producto y, en vez de cubrirlo con múltiples envolturas, preséntalo claramente.

Mejor aún, prepara una frase que soltarás automáticamente cada vez que te pregunten qué haces. Debes poder describir rápidamente quién eres o qué estás vendiendo a tu interlocutor. Para ayudarte en esta tarea, he preparado para ti un documento corto que puedes descargar en www.anandayogainternational.com/positioning-statement para que puedas presentarte en segundos, sin dejar de ser auténtico. Sigue nuestros consejos y aprende a causar una buena primera impresión. Esta es la frase que te sirve para presentarte a un futuro cliente, que puedes usar durante una entrevista de trabajo o frente a un inversor potencial.

Debes sentir seguridad en lo que conoces, dices y compartes. Estoy destinado para esto, sé que los puedo ayudar, sé que les puedo enseñar. ¡Hay gente allí fuera esperando por ti!