Menu Logo Web Esp

Los seis sabores y su importancia en tu alimentación

Los Rasayanas

Antes de hablar de los sabores, es importante conocer los sistemas ayurvédicos que gobiernan el hambre y las emociones. Según el Ayurveda, el estudio de la linfa, llamado rasayana, comporta la longevidad y el rejuvenecimiento. En este contexto, la palabra rasa significa linfa o jugo y ayana es estudio. Rasayana se define como el estudio de nuestra rasa (linfa), o nuestro “jugo de la longevidad”. La rasayana es tan importante que conforma una de las ocho ramas principales del Ayurveda.

Si bien la linfa puede ser el sistema corporal menos conocido en la medicina occidental, es quizás el sistema corporal más utilizado en Ayurveda, pues  la linfa o rasa gobierna las respuestas emocionales y de hambre desde el primer olor de la comida. Además, regula cada paso del proceso digestivo, que la ciencia del Ayurveda estima dura 30 días en completarse, desde que ingerimos los alimentos hasta desempeñar su papel en la formación de los tejidos del cuerpo. Por último, la linfa es el principal medio de desintoxicación del cuerpo, gobierna la inmunidad y desempeña un papel clave en nuestro potencial espiritual.

La importancia del aroma

El aroma inicial de la comida desencadena la digestión, influenciado por la linfa. Este primer olor activa la liberación de enzimas digestivas y linfa, que se mezcla con las emociones asociadas al alimento. En Ayurveda, los sentidos son vías que nos conectan con la inteligencia del alimento, por ello, es crucial comer con todos los sentidos activos para generar un vínculo significativo con lo que ingerimos y producir una linfa saludable. Este es el primer paso en un proceso digestivo que el Ayurveda estima dura 30 días.

El vínculo entre la rasa y la emoción

En la tradición ayurvédica, cada sabor y aroma está intrínsecamente conectado a un proceso digestivo y una emoción específicos. Por ello, no sorprende que el aroma tentador de los brownies recién horneados evoque sentimientos de felicidad. Desde el primer olor de una comida, un complejo proceso digestivo comienza en la boca, la nariz y los centros emocionales del cerebro, infundiendo la comida con una carga emocional. Este proceso emocionalmente cargado continúa a lo largo del estómago y todo el tracto digestivo.

Dado que tanto el sabor de la comida como nuestras emociones son denominados rasa en Ayurveda, el primer líquido linfático, o ‘rasa de la digestión’, transportará tanto el sabor como la emoción asociada a cada célula del cuerpo.

Según esta antigua ciencia, cada sabor conlleva una emoción diferente, lo que subraya la importancia de incluir los seis sabores principales en cada comida para cultivar un equilibrio emocional óptimo.

Los seis sabores y sus respectivas emociones

  • Dulce: satisfacción; contento; plenitud
  • Agrio: discernimiento; perspicacia; mayor conciencia
  • Salado : deseo; entusiasmo por la vida; pasión
  • Picante: extrovertido, impulsivo, ambicioso
  • Amargo: dinámico, centrado, sereno
  • Astringente: introspectivo; mentalmente claro; sereno
 

Si uno de estos sabores se ausenta en la dieta por mucho tiempo, o está en exceso, puede desequilibrar tanto nuestras emociones como nuestra fisiología. De acuerdo con el Ayurveda, nuestro estado emocional, sentimientos y entorno durante la comida determinan nuestro rasa.

Por tanto, los sabores de los alimentos y las emociones asociadas pueden ser clave para mantener, restaurar o alterar el delicado equilibrio que se cultiva a través de la alimentación. La manera en que consumimos los alimentos les confiere una carga emocional, y cada sabor desempeña un papel crucial en este proceso.

Emociones por falta de seis sabores

  • Dulce: insatisfecho; descontento
  • Agrio: impulsivo; descuidado; indiscreto; disperso
  • Salado: desmotivado, indiferente, procrastinador
  • Picante: pasivo; no conflictivo
  • Amargo: pena, decepción
  • Astringente : mente y cuerpo aburridos y apáticos; mente nublada

Emociones por exceso de seis sabores

  • Dulce: complaciente; apático; indiferente; perezoso
  • Agrio: crítico, altisonante
  • Salado: hedonista; controlado por los sentidos
  • Picante: enfadado, agresivo, ofensivo
  • Amargo: amargado, pesimista
  • Astringente: demasiado sensible, temeroso, ansioso

Fuentes:

1 .https://lifespa.com/diet-detox/diet/lymph-emotion-rasa-food/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *